El hablar inglés permite ampliar fronteras, desde oportunidades de trabajo hasta la capacidad de relacionarse con personas de todos los países. En cualquier lugar del planeta, se puede encontrar a alguien que hable inglés. Contando solo los países donde el idioma inglés es el idioma oficial, el Reino Unido, Australia, EE. UU., Canadá, Irlanda, Nueva Zelanda y los países del Caribe, habría más de 400 millones de hablantes nativos de inglés.

El buen inglés no solo es elegante, sino también una posibilidad de continuar estudios y especializaciones en las mejores universidades del mundo, que de hecho están en países de habla inglesa.